Internet y el cloud van a cambiar (y de hecho ya están cambiando) la forma en que los usuarios particulares y las empresas acceden a la información y usan el hardware y el software que les sirven para comunicarse, divertirse o gestionarse. En el ámbito empresarial, la nube supone que, por primera vez, muchas de las tecnologías que hasta ahora sólo estaban disponibles para las grandes corporaciones, también se han hecho accesibles a las pequeñas y medianas empresas.

 

¿Por qué es bueno estar en las nube?

La razón es que, con la nube, el dueño de una pyme y autónomo no tiene que desembolsar de una sola vez miles de euros por cada usuario de ERP o CRM que contrata, como antaño. En su lugar, puede acceder a todas las funcionalidades de esas plataformas pagando una cuota mensual que puede rondar los 100 euros y que además puede modificar a lo largo del tiempo en función de sus necesidades cambiantes. De esta manera, la pyme convierte una importante inversión de retorno incierto en el largo plazo en un coste mensual adaptado a las expectativas que tiene en cada momento, como pasa con la factura de la luz o del teléfono.

Según un estudio reciente del comparador de software para empresas SoftDoit.es, las compañías españolas más pequeñas, las que tienen una facturación por debajo del millón de euros, son las que en mayor medida buscan un ERP o un CRM online. En concreto, así lo hacen más de un 80% de las firmas que en España buscan este tipo de herramientas para mejorar su gestión, según el comparador.

En todo caso, hay que recordar que hoy sigue predominando el viejo modelo basado en la compra de licencias perpetuas. Y es que, según la Radiografía de la Pyme 2015 de Sage, todavía un 79% de las pymes no cuenta con ningún software de gestión en la nube, mientras que sólo un 16% de las mismas afirma tener programas online para sacar adelante su operativa diaria.

No obstante, en ese mismo informe, las pymes no dejaban de reconocer las ventajas de contar con aplicaciones en la nube, y mencionaban, por este orden: la accesibilidad, el hecho de que sea innecesario el despliegue de infraestructura en forma de servidores y equipos de almacenamiento de la información; la reducción de costes; la rápida puesta en servicio e incluso la seguridad. Y es que el cloud, a pesar de los temores de los usuarios, es más seguro y fiable que los despliegues on-premise (en casa del cliente). Y si no lo creen, pregúntese cuántas veces ha caído su sistema desde que lo tiene.

 

SAGE 50c

Ahora, Sage acaba de renovar casi toda su gama de aplicaciones de gestión para empresas y despachos profesionales y ha tenido en cuenta estos cambios en la tecnología y en la demanda de los clientes. Por eso sólo se puede adquirir a través de un servicio de suscripción y no por medio de las tradicionales licencias. Ya lo dijo hace unos meses el primer ejecutivo de Sage en España, Luis Pardo: “El cien por cien del software estará en la nube, es un camino que no tiene vuelta atrás”.

Sage 50c, que va dirigido a autónomos y pequeñas empresas de hasta 50 empleados, es una solución muy modular y destaca por la capacidad que da al cliente para personalizarla. Además presenta una interfaz muy limpia y clara que reduce la fatiga visual del usuario y no le distrae con elementos que no sean de su interés, liberando al usuario de “engorrosos menús”. Y es que el sistema dispone de un motor de navegación inteligente que presenta al usuario sólo los menús que necesita en cada momento, Y además, también dispone esta solución, que consideramos  “una revolución del ERP”, de un buscador que permite encontrar información disponible en cualquier módulo de la plataforma de gestión. Asimismo, y para facilitar el trabajo del usuario, puede desplegar múltiples ventanas en paralelo que se pueden consultar a la vez y desde varios monitores.

Sage 50c rompe con las limitaciones del software para desktop y viene arropado por funcionalidades de e-commerce, escaneo de factura o conexión a bancos. Además, interactúa con el Office365 y está abierto a entenderse con cualquier app del ecosistema de la compañía.

Como se puede intuir, la “c” del nombre viene de conectado, de cloud, y por todo lo anterior está justificado.

 

En GESBYTE, el cliente paga sólo por la infraestructura que usa

Este cambio de estrategia  – aunque no hemos dejado de lado el viejo modelo de (en casa del cliente) – nos puede permitir crecer en estructura para poder afrontar proyectos de más envergadura que nos permita ofrecer servicios de cirtualización con estructura propia o híbrida.

 

¿VENTAJAS POR LAS CLIENTES?

La principal es que el cliente solamente paga por lo que realmente usa. El cliente puede prescindir de sus servidores de datos y así alquilar solamente lo que necesitan con muchas ventajas a nivel de costes; además, con la ventaja de que el cliente siempre tenga a mano la escalabilidad de la infraestructura.

El futuro pasa por crecer. Actualmente disponemos de pocos clientes con este servicio, pero muy contentos…
Apostamos por proyectos en cloud y la infraestructura como servicio como ejes que vertebrarán el crecimiento de nuestra empresa y de nuestros clientes.

Pin It on Pinterest